Información

Emprendimiento en Educación Primaria



Como integrante del equipo FPStartup, he tenido la oportunidad de tener un encuentro con los alumnos de cuarto curso del grado de Magisterio de Florida Universitaria en ValenciaLab.

En ese encuentro, hemos podido hablar de vocación, de competencias, de la necesidad de imbricar nuestra sensibilidad por orientar a nuestros alumnos en un mundo por descubrir con nuestra labor docente. El maestro de Infantil y Primaria, aún más que el profesor de Secundaria, debe conjugar valores como la entrega, la comprensión, el cariño y la asertividad con compromiso, liderazgo, reciclaje profesional continuo y resistencia a la presión.

El trabajo por competencias, la evaluación constante de los progresos del alumnado y el diseño curricular deben guiarnos a la hora de trabajar en el aula. Y es en este punto donde entra de lleno el emprendimiento. A lo largo de las 370 páginas del currículo de Educación Primaria de la Comunitat Valenciana, se evidencia un barniz permanente de trabajo de fomento de la iniciativa emprendedora.



Desde bien pequeños, los alumnos pueden trabajar elementos transversales que asienten los pilares de esta competencia, como el desarrollo de habilidades comunicativas, el fomento de la curiosidad o el descubrimiento de las propias capacidades. Además, varios estudios científicos afirman que el carácter emprendedor está ligado básicamente a competencias emocionales, más que a competencias técnicas. Y sobre todo en las primeras etapas formativas. Por ello, los maestros deben focalizarse en trabajar con sus alumnos las capacidades emocionales transversalmente a través de habilidades prácticas, tanto individualmente como en grupo.

¿Y cómo se hace esto? Nuestra propuesta sugiere trabajar competencias como la autoconciencia, la autorregulación, la motivación o la empatía. De forma individual, las posibilidades son enormes, pero se pueden orientar mediante preguntas de reflexión supervisadas por el maestro: cómo soy, qué tal ando de autoestima, cómo me comunico, etc. También de forma grupal, reflexionando con todo el grupo sobre la naturaleza del trabajo en equipo, la importancia de la corresponsabilidad en proyectos comunes, o el trabajo de una identidad de equipo no exclusiva ni excluyente. Todo ello mediante un iter claro: la capacidad de transmitir pasión por lo que se hace.

Para ello, existen metodologías que pueden ayudar al docente en esta tarea, como el aprendizaje y servicio, el aprendizaje asistido o el trabajo por proyectos.

El trabajo del fomento del emprendimiento en educación, y también en la etapa de Primaria, no es una cuestión snob, sino que está orientada al arraigo de capacidades. Capacidades que el mercado laboral busca con denuedo. Porque nuestra vocación de docentes nos impulsa a educar buenas personas, pero también debemos darles las herramientas para que en el futuro se puedan ganar la vida con dignidad.

Luis Sebastián

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram